Estás aquí: Inicio » Eventos » El Ogro va a la oficina (#196)

El Ogro va a la oficina (#196)

Este simple y aclarador titulo es el que eligió Marta Rivera de la Cruz para su ponencia. Si a este titulo le añadimos la presentación que hizo Espido Freire:

Espido Marta

Espido Freire y Marta Rivera de la Cruz

“Marta tiene un sentido común muy arrollador, Hablar con Marta te hace volver a poner los pies en la tierra. A Marta los arboles le permiten ver perfectamente el bosque. La quiero mucho y la quiero de corazón. Las opiniones de Marta son dignas de ser escuchadas.”

Creo que os podéis ir dando cuenta de lo maravilloso que fue el comienzo del segundo día del curso “Los Malos del Cuento en el entorno de trabajo“.

Efectivamente, entre el titulo de la ponencia, la presentación, lo bien elaborada y preparada que trajo la clase se confirmo lo que ya me esperaba; fue todo un placer escuchar y disfrutar de la participación de Marta en el curso, al igual que lo fue el día anterior la de Javier Urra.

Marta nos alertó que, en la actualidad, historias como la del ogro Sherk o Willy Fog han pervertido totalmente los relatos de toda la vida. A nivel mitológico tenemos muchísimos mejores referentes que estos: los ogros celtas o dioses violentos, el orco o ser de submundo o en los países escandinavos los troll primos hermanos de los ogros.

A los ogros generalmente se les asocia como una recreación de un neandertal, como alguien devorador de carne humana.

Marta también nos hizo un magnifico repaso a otras muchas características que identifican a estos personajes de cuento o del día a día en nuestra sociedad actual, como que:

  • Suelen ser personajes indeseables, de mal aspecto, mal humor y violentos
  • Viven en cuevas, madrigueras …
  • Soportan condiciones donde otros no sobrevivirían
  • Les caracteriza su estupidez. No son muy listos
  • Siempre cocinan a sus víctimas
  • No tiene buen paladar, se les puede dar gato por liebre

Efectivamente todas estas características nos las podemos  encontrar tanto en jefes como en compañeros de trabajo. Estos personajes mitológicos sobreviven en el siglo XXI. Por desgracia, los ogros han aumentado su presencia en los centros de trabajo.

En realidad no suelen medir  por encima de la media, aunque ellos si se lo crean. Su altura física se puede sustituir  por una posición jerárquica real o ficticia. Necesitan que se entienda que él es el que manda. No quieren que le respeten sino que les tengamos miedo. Un ogro siempre levanta la voz. No señala un fallo, lo proclama. No duda en comerse a su víctima en público. Le gusta que salpique la “sangre” por la “cueva”. Su leyenda aumenta según el número de empleados que se “ha comido”

ogro pulgarcitoAnte la pregunta de ¿cómo se puede doblegar al Ogro? Marta nos dio varias e importantes pistas. Antes maña que fuerza. Al igual que a todos los ogros, al ogro de oficina se le puede manejar. Como en el caso del Ogro del Gato con Botas, una estrategia es convertirle en un ratón y luego zampárselo. Esto también sirve en el siglo XXI. Llevar a este personaje al límite de sus incompetencias. Demostrar sus carencias. Es importante recordar que el Ogro siempre huele el miedo y es débil con los fuertes y fuerte con los débiles. Por lo que es muy importante marcar con el bien los límites. El ogro siempre se pone en ridículo.

No debemos de olvidar nunca que, en un entorno laboral, no se puede admitir los insultos personales ni tampoco las humillaciones.

Durante el curso, como no podía ser de otra forma, apareció un complemento del Ogro: las/los “comadres” o las/los “hurracas”. Siempre atacan en grupo ya que son bastantes cobardes. Son las que cuentan al ogro que alguien … que fulanito …. Generalmente las “comadres” suelen tener puestos subordinados con escasa posibilidad de ascenso. Son envidiosas por naturaleza. A las comadres hay que enfrentarse siempre. Es importante recordar que las comadres se odian entre sí. Hay que hablarles desde la franqueza y la serenidad. Hay que dejarles una salida airosa por donde se escapen.

Los ogros siguen existiendo pero su poder no es ilimitado. Si es verdad que muchos Ogros han sobrevivido a la crisis ya que necesitan muy poco para sobrevivir.

Que contar que no haya quedado ya plasmado con este pequeño resumen de la magnifica clase magistral que nos dio Marta. Tantos sus dotes personales como los profesionales hicieron que su intervención me supiera a poco. Pero al igual que lo hace  Espido Freire el final de su ponencia fue de cuento. Marta termino con estos dos magníficos consejos:

  1. Como en los cuentos, lo que se trata siempre es de comer perdices y ser FELICES,
  2. NO permitáis que NINGÚN OGRO te estropee el paseo por el BOSQUE.

Si te ha sabido a poco, te aconsejo leer estos otros artículos del mismo curso “Jefes y Compañeros. Los nuevos Reyes, los antiguos vasallos” , “Pupurri sobre los Malos del Cuento“, “Herramientas para combatir a los Malos del Cuento

2 Comentarios

  1. En la red, te puedes encontrar los troles… pero esa es ya otra historia…

    • ¿Otra historia?. Yo creo que la misma. No dejan de ser:
      Un trol (del nórdico troll) es un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Su papel en los mitos cambia desde gigantes diabólicos —similares a los ogros de los cuentos de hadas ingleses— hasta taimados salvajes más parecidos a hombres que viven bajo tierra en colinas o montículos … (Wikipedia)
      ¿Que el medio es internet? Vale! nos adaptamos a el y aplicamos distintas terapias. #Jerby yo no los veo muy diferentes.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.