Estás aquí: Inicio » Una ROSA y una ESPINA » Turismo colaborativo. Nada nuevo bajo el sol. (#189)

Turismo colaborativo. Nada nuevo bajo el sol. (#189)

Nada nuevo bajo el solHace  mucho tiempo que lo dice Victor Manuel en su canción “Nada nuevo bajo el sol” … no hay ninguna novedad.

Hoy sábado, tal y como estaba previsto, tenemos noche de lluvia y tormenta, por lo que al final hemos decidido no salir a cenar fuera y quedarnos en casa. Cena tranquila en casa,  un sábado de verano, y de postre el tradicional “Informe Semanal“. Dos de los tres temas que suelen abordar  me han parecido actos para verlos:

  1. Lina Morgan, reina de la comedia. No voy a negar que como a la mayoría de la gente de mi generación (nací en el 63) es una de las actrices cómicas que han alegrado muchos momentos familiares.
  2. Turismo colaborativo .

Este segundo tema, también, me ha transportado a magníficos momentos familiares de mi niñez. Eso sí, me ha hecho gracia escuchar comentarios como:

  • Es un nuevo tipo de negocio que juega al alza
  • Desafía a la economía tradicional o
  • Sin regularizar la responsabilidad civil ante problemas … en fin.

Como comento, me ha hecho recordar grandes momentos de mi niñez porque en mi casa mi madre tenía una especie de “agencia de alquiler de pisos” y la pongo entre comillas, porque era un negocio familiar entre su hermano, mi tío Ricardo que vivía en Paris y mi madre. Negocio  muy  a”su generis” pero negocio,  sus perrillas aportaban a los “participantes”. De casta le viene al galgo. Esto  que ahora llamamos emprendizaje antes, también, era  supervivencia.

Mi madre y mi tío montaron un negocio extra para poder pagar mejor “las letras del piso” que así es como se llamaba en aquella época a las hipotecas. Así es como se pagaron muchas de  las letras del piso de mis padres y de muchos  vecinos y conocidos de Zarautz. Mi difunto tío Ricardo, vivía en Paris. Sabía algo de mecánica y esto le permitió emigrar a Francia. Allí trabajó en un taller de Renault y como tenía mucha labia y era “un poco gitano”, como le decíamos cariñosamente en la familia (por entonces no se usaba la palabra tan de moda actualmente de emprendedor) ofrecía a los clientes del taller  unas magnificas vacaciones en Zarautz.

Mi tío era el encargado de agenciar familias de clase media-alta: médicos, profesores, ingenieros, etc, que venían a pasar todo el mes de Julio o Agosto a Zarautz, conocida entonces por el eslogan de : “Zarauz reina de las playas, playa de la Reina“. Así es como mi tío ofertaba un magnifico veraneo donde tanto la Reina María Cristina, como la Reina Fabiola veranearon durante bastantes años.

Su hermana, mi querida madre, hacia algo parecido en el lugar de destino de las magnificas vacaciones. Convencía a sus vecinos e incluso a algunos vecinos del pueblo de Getaria, de poder compartir “habitaciones con derecho a cocina” en verano y así andar más aireados y poder pagar las letras de los pisos.

Hace poco recordábamos a una de estas familias-amigas, que durante muchos años compartían con nosotros el verano. Mi hermana, tres años mayor que yo, me recordaba que dentro de los placeres de una de las hijas que veraneaban con nosotros era darme el biberón y cantarme canciones de cuna en francés. Efectivamente, desde bien pequeña, yo recuerdo canciones como  el “J’ai perdu le do de ma clarinete” o “Petit papa noél” con las que, parece ser,  me dormía plácidamente.

Como mi madre era la Jefa de este “chiringuito”, que decir que las familias que llegaban a nuestra casa eran de las mejores. Por este motivo, tanto mi hermana como yo, teníamos juguetes magníficos, innovadores e imposibles de comprar en las jugueterías de España. También recuerdo, cuando en Navidades, Semana Santa o por cumpleaños recibíamos postales desde Francia, Londres, Roma, etc, lugares a donde viajaban estos franceses y que para la mayoría de los mortales de los españolitos de a pie eran otro mundo. Que ilusión nos hacía tener amigos extranjeros.

Turismo colaborativoBueno, con esto  quiero decir que discrepo 100% en el enfoque que se esta dando a lo que ahora llamamos “Turismo colaborativo”. Considero que para nada es algo nuevo, ni desafía a la economía tradicional como se esta argumentando y machacando ahora.

Como ESPINA, no deja de ser un miedo más de tantos que  nos están metiendo al cuerpo. En realidad, no deja de ser una forma más de opresión y apoyo al mundo CAPITALISTA en el que SOLO unos cuantos se creen con el derecho de GANAR dinero y VIVIR bien. Sobre la responsabilidad civil,  tan solo comentar que, si somos civilizados y nos dejamos mover por valores éticos, nada tiene que pasar.

Como ROSA: Mi voto para defender la forma digna de como queremos VIVIR y como queremos DISFRUTAR de nuestros BIENES. En mi casa, hace ya 52 años, durante muchos años VERANEABAN franceses, que me daban el biberón, que me cantaban y enseñaban canciones en francés y a los que les encantaba la tortilla de patatas que hacia Madame Basterra, mi madre, así como sus croquetas o cualquier otro guiso que cocinaba y comíamos todos  en familia. Grandes recuerdos de mi niñez, que por cierto nos abrió mucho la mente y la forma de pensar.

Si hace 52 años ya era una maravilla, ahora, ni contarte lo que puede ser con todos los medios que tenemos a nuestro favor. Por favor, no queramos PONER VALLAS AL CAMPO!!! Esto es RIQUEZA CULTURAL y una posibilidad de SALIR ADELANTE para muchas personas que lo están pasando VERDADERAMENTE MAL.

2 Comentarios

  1. Sin duda, lo mejor del turismo colaborativo son las croquetas de una madre.

    • Ja!Ja! para los “invitados” sin duda. A mi, 50 años después, me viene el aroma de cuando cocinaban con “mantequilla” los franceses.
      Lo mejor de TODO, el intercambio CULTURAL tan enriquecedor SIEMPRE!.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.